"El mundo era tan reciente,
que muchas cosas carecían de nombre,
y para mencionarlas
había que señalarlas con el dedo."
100 Años...

domingo, 7 de agosto de 2016

martes, 21 de junio de 2016




me la paso deshaciendo pensamientos



https://www.youtube.com/watch?v=8vqX819TFv4&list=PL-ebp08RJnsw_73kbSwq65bpV4M5poiUZ






viernes, 17 de junio de 2016



...Ella había plantado las simientes que tenía en la mano, no las otras, sino esas mismas. Y los árboles crecían.
   Crecía su rápida conversación con el cobrador de la luz, crecía el agua llenando la pileta, crecían sus hijos, crecía la mesa con comidas, el marido llegando con los diarios y sonriendo de hambre, el canto importuno de las sirvientas del edificio. Ana prestaba a todo, tranquilamente, su mano pequeña y fuerte, su corriente de vida. Cierta hora de la tarde era la más peligrosa. A cierta hora de la tarde los árboles que ella había plantado se reían de ella. Cuando ya no precisaba más de su fuerza se inquietaba. Sin embargo se sentía más sólida que nunca, su cuerpo había engrosado un poco, y había que ver la forma en que cortaba blusas para los chicos, con la gran tijera restallando sobre el género. Todo su deseo vagamente artístico hacía mucho que se había encaminado a transformar los días bien realizados y hermosos; con el tiempo su gusto por lo decorativo se había desarrollado suplantando su íntimo desorden. Parecía haber descubierto que todo era susceptible de perfeccionamiento, que a cada cosa se prestaría una apariencia armoniosa; la vida podría ser hecha por la mano del hombre.

(...)

 Después, cuando todos se fueron y los chicos estaban acostados, ella era una mujer inerte que miraba por la ventana. La ciudad estaba adormecida y caliente. Y lo que el ciego había desencadenado, ¿cabría en sus días? ¿Cuántos años le llevaría envejecer de nuevo?

Amor




    Era una gallina de domingo. Todavía vivía porque no pasaba de las 9 de la mañana. Parecía calma. Desde el sábado se había encogido en un rincón de la cocina. No miraba a nadie, nadie la miraba a ella. Aun cuando la eligieron, palpando su intimidad con indiferencia, no supieron decir si era gorda o flaca. Nunca se adivinaría en ella un anhelo.
  
Pero fue una sorpresa cuando la vieron abrir las alas de vuelo corto, hinchar el pecho y, en dos o tres intentos, alcanzar el muro de la terraza.

Uma galinha



CLARICE LISPECTOR








viernes, 27 de mayo de 2016


Marcada a fuego 
por el temporal de mi alma.
Creada a partir de la nada.

Sosegada a fuego... 
por un mundo incompleto
cristalizando mi mismo corazón.

Llama a llama cincelada.
Ardiendo.

Suspirando